En su obsesión por verse buena de nuevo, Kim Kardashian se dejó tomar estas atrevidas fotos.